Equipo

Para conseguir la excelencia, en cada proyecto de Grosvenor las decisiones se toman localmente, basándose en la singularidad de cada barrio y el respeto a la gente que vive en él. Una de las decisiones más importantes es la elección de los especialistas que mejor la conocen el lugar, que ponen su experiencia, dedicación y trabajo al servicio del proyecto y que, por supuesto, comparten la filosofía de Grosvenor.

CANO Y ESCARIO nace en 1988 de mano de los arquitectos Benjamín Cano Domínguez y Diego Escario Travesedo.

La obra de CANO Y ESCARIO mantiene un lenguaje arquitectónico particularmente rotundo, amable, integrador y personal. Son especialistas en rehabilitaciones y viviendas residenciales.


Los fundadores, definen su obra como una arquitectura con una voluntad equilibrada, responsable, capaz, inteligente, con peso, serena, perdurable, relevante, subrayada.